ANSIEDAD

La ansiedad, ¿qué es? ¿Has sufrido recientemente un ataque de ansiedad? Has buscado por internet o has preguntado alguna vez, pero ¿tienes problemas para saber cómo controlar la ansiedad, cómo combatir la ansiedad o cómo superar la ansiedad? ¿Quieres conocer los síntomas físicos y psicológicos de la ansiedad? ¿Te has cansado de sufrir mareos por ansiedad?

La ansiedad, ¿qué es?

Es una reacción automática que actúa como un mecanismo defensivo, preparándonos para enfrentarnos a un estímulo (interno o externo) que es considerado amenazante para nosotros.

Hay que diferenciar entre ansiedad normal y ansiedad patológica. La ansiedad normal es adaptativa, y por lo tanto se responde al estímulo adecuadamente. Mientras que la patológica da una repuesta no adaptativa, suele ser más intensa e ineficaz, provocando problemas a diferentes niveles.

alt=”Síntomas de la ansiedad”

Síntomas de la ansiedad

Entre muchos otros, podemos destacar los siguientes síntomas: Estado de alerta e hipervigilancia, irritabilidad, taquicardia, inquietud, inquietud motora, rumiación, agobio, sensación de amenaza o peligro, “nudo” en el estómago, preocupación excesiva, palpitaciones, opresión en el pecho, ganas de huir o atacar, inseguridad, falta de aire, expectativas negativas, pensamientos distorsionados, temblores, sudoración, sensación de vacío, dificultades para iniciar o seguir una conversación, alteraciones del sueño, molestias digestivas, náuseas, vómitos, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cambios en la voz, cansancio, hormigueo, temor a perder el control, sensación de mareo por ansiedad e inestabilidad.

Asimismo queremos señalar que cada persona puede ser más vulnerable o susceptible a unos u otros síntomas. Esto depende de su predisposición biológica y psicológica.

Otros trastornos que pueden generar ansiedad: Agorafobia, estrés, trastorno bipolar, trastorno obsesivo compulsivo, fobia social, hipocondría, autoestima baja…

¿Cómo controlar la ansiedad o cómo combatirla?

Como hemos comentado, la ansiedad es adaptativa y buena. El problema es cuando pasa a ser ansiedad patológica y se manifiesta en un grado demasiado intenso y con gran frecuencia. En este caso aconsejamos una buena información que nos ayude a entender por qué la ansiedad nos bloquea y nos provoca un malestar físico y psicológico. Posteriormente hay que interpretar el problema y reflexionar sobre él intentando ser lo más realista con la auténtica gravedad del asunto, esto puede calmar la ansiedad. Centrar la atención todo el tiempo en el problema no ayuda a combatir la ansiedad, ya que puede bloquearnos. Por este motivo es interesante pensar en otra cosa, hacer otra cosa. En este caso la relajación puede ayudar a superar la ansiedad.

Estas pueden ser algunas medidas en las que podemos trabajar, por este motivo recomendamos que se ponga en contacto con un psicólogo o con una psicóloga especialista en ansiedad. Le ayudará a identificar lo que le está pasando, aprendiendo a manejar la ansiedad y sus emociones, proveyéndole de las herramientas necesarias para superar una crisis de ansiedad.

Tipos de ansiedad más comunes

Trastorno de ansiedad generalizada: Las personas con este trastorno sienten ansiedad y preocupación la mayoría del tiempo, no solo en situaciones potencialmente estresantes (Hablar en público, una entrevista de trabajo, hacer un examen…)

Fobia social: Miedo irracional a las situaciones sociales (Por ejemplo: Miedo a quedar en ridículo en una situación pública o miedo a las evaluaciones negativas de los demás). Hay que destacar que un cierto grado de ansiedad social es normal, pero es un problema si condiciona nuestra vida.

Trastorno de angustia (ataques de pánico): Síntomas de ansiedad muy intensos como dificultades para respirar, temblores, mareos y miedo a morir. La persona percibe esta sintomatología como muy real, causándole un gran malestar.

¿Son lo mismo los ataques de ansiedad que la crisis de ansiedad?

Los ataques de pánico (crisis de pánico) o crisis de ansiedad (ataques de ansiedad) son lo mismo. Y hacen referencia a períodos en los que se sufre de manera inesperada, temporal y aislada, un intenso miedo o temor o malestar intenso, con una duración variable. Muchas personas pueden confundirlo con un ataque al corazón. En este caso, recomendamos un tratamiento psicológico para poder controlar los ataques de ansiedad (crisis de ansiedad).

Agorafobia: La persona siente miedo irracional por la posibilidad de sufrir una crisis de angustia en una situación de la que sería difícil escapar, evitando por este motivo lugares abiertos, espacios públicos o acontecimientos.

Es muy habitual que la agorafobia se derive de un trastorno de angustia (descrito arriba).

Fobia específica: Miedos intensos e irracionales a estímulos o situaciones determinadas. Cuando una persona sufre este trastorno hace todo lo posible por evitar esa situación u objeto que causa ansiedad y malestar.

Ejemplos: Miedo a la oscuridad, a los animales, a la sangre, las heridas y las inyecciones, a los aviones u otros medios de transporte, etc…

Trastorno Obsesivo-Compulsivo: La persona que lo sufre tiene pensamientos, ideas o imágenes intrusivas. Éstos causan ansiedad (obsesiones), y provocan que la persona realice ciertos rituales o acciones (compulsiones) para reducir el malestar.

Hay que destacar que en ocasiones los pensamientos ansiosos pueden ser beneficiosos, manteniéndonos en alerta. Por ejemplo, no hay nada malo en comprobar que la puerta de nuestra casa esté cerrada al acostarnos. El problema viene cuando después de haber comprobado la puerta volvemos a repetir la misma conducta una y otra vez, porque pensamos que si no lo hacemos algo malo nos va a ocurrir.

Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT): Esta condición ocurre cuando la persona ha vivido una situación traumática que le ha provocado un gran estrés psicológico, lo que puede ser incapacitante. Las personas con TEPT reviven continuamente el hecho que desencadenó el trastorno, por ejemplo, el ser víctima de una agresión.

Mutismo selectivo: Incapacidad para iniciar una conversación o responder a otros cuando debería hacerse en algunas situaciones en concreto. Es decir, pueden hablar en casa pero no en el colegio.

Ansiedad por separación: Se define como un fuerte y persistente miedo o ansiedad que aparece al tener que separarse físicamente de alguien con el que existe una relación estrecha

Ansiedad por comer.

ENCUENTRA AL PSICÓLOGO O PSICÓLOGA QUE MEJOR SE ADAPTE A TUS NECESIDADES