27 febrero, 2018

TERAPIA SEXUAL

¿Problemas de eyaculación precoz? ¿Tienes problemas con tu identidad sexual? ¿Te has cansado de buscar ayuda psicológica para tu problema de vaginismo sin resultado? ¿Necesitas un sexólogo? ¿Sufres de dispareunia? ¿No encuentras un centro cerca de casa para poder ir y consultar tu problema de anorgasmia femenina? ¿Has buscado libros de psicología para la frigidez y no has encontrado nada? ¿Tienes problemas de erección o de impotencia? ¿Has notado cambios sexuales en tu pareja y no sabes cómo afrontarlos? ¿Últimamente tienes falta de deseo y no sabes a qué es debido? ¿Estás demandando un psicólogo especialista en terapia sexual?¿Necesitas este tipo de ayuda psicológica en Zaragoza o en Galicia?

Pues este es tu portal. Ponemos a tu disposición un abanico de psicólogos especializados en terapia sexual. Puedes consultar psicólogos especialistas en sexualidad que estén en Madrid, en Barcelona o en cualquier otra comunidad.

alt=”solución a los problemas sexuales como el vaginismo o la eyaculación precoz”

¿Qué es la terapia sexual?

Partimos de la base de que toda persona puede pasar un periodo de insatisfacción sexual a lo largo de su vida. Los motivos pueden ser diversos, pero muchos de ellos vienen derivados por disfunciones sexuales. Las disfunciones sexuales son las dificultades que nos encontramos en cualquier etapa del acto sexual (Deseo, Excitación, Orgasmo y Resolución) que impiden el disfrute tanto del paciente como de la pareja. Las causas de estas disfunciones van desde los factores psíquicos (miedo al contacto sexual o a hacer el ridículo delante de la pareja, temor a no satisfacer las expectativas de la pareja, sentimiento de culpa, problemas de autoimagen y autoestima, exceso de autocontrol y tendencia al perfeccionismo… ) como a los factores físicos (enfermedades, deficiencias hormonales, consumo de drogas…). Es importante señalar que los problemas sexuales no están originados por una sola causa, sino que pueden estar originados por diferentes factores. Es decir, detrás de una causa fisiológica puede esconderse una causa psicológica, y viceversa.

También puede que el problema no sea solo de una persona, sino que sea un problema sexual general que involucra a la pareja en su conjunto. Y es que en ocasiones existen altibajos sexuales debidos a la rutina, al trabajo, a una infidelidad, o la simple falta de deseo. Estas dificultades con las que nos encontramos pueden no solo deteriorar nuestra relación de pareja sino también nuestras relaciones sexuales. Por este motivo, la terapia sexual es un conjunto de técnicas y estrategias terapéuticas donde se pretende ofrecer una explicación de las causas que han llevado al paciente o a la pareja a la situación actual y proponer pautas, ejercicios e incluso negociaciones para llegar a una solución de los problemas sexuales. En definitiva, el psicólogo especialista en sexualidad o el sexólogo acompañarán y guiarán en el proceso de cambio ante el problema, enseñando nuevas estrategias o simplemente ayudando a que el paciente o la pareja resuelvan sus problemas.

alt="Terapia sexual”

Tipos de problemas sexuales

Disfunciones Sexuales

Los trastornos de disfunción sexual se clasifican por lo general en cuatro categorías: trastornos del deseo sexual, trastornos de la excitación sexual, trastornos del orgasmo y trastornos de dolor sexual. Aquí encontrarás una lista de algún ejemplo de ellos:

  • Adicción al sexo (Ninfomanía o satiriasis): Obsesión marcada por una adicción a las relaciones sexuales, interfiriendo incluso en su trabajo, estudios o en sus relaciones interpersonales. En casos más extremos puede llegar a conducir a conductas sexuales de riesgo.
  • Anorgasmia: Incapacidad para alcanzar el orgasmo, ya sea el hombre o la mujer, en las relaciones sexuales.
  • Aversión al sexo: Rechazo de cualquier tipo de contacto sexual, sobre todo el contacto genital ya que expresan desconfianza, profundo miedo a mantener un contacto íntimo o incluso repulsión hacia cualquier estímulo con connotación sexual. En algunos casos la causa puede ser una experiencia traumática previa (abusos, violaciones..)
  • Dispareunia: Dolores durante la relación sexual que no son debidos a causas físicas.
  • Insatisfacción sexual
  • Disfunción eréctil o impotencia: Se trata de una incapacidad persistente para mantener una erección adecuada en cualquier momento del coito.
  • Eyaculación Precoz: En este caso el hombre se excita con demasiada rapidez, no logrando controlar su respuesta eyaculatoria, eyaculando antes de lo deseado. Esto puede conllevar frustración en las relaciones sexuales. Esta puede traer problemas de ansiedad, miedo al fracaso…
  • Eyaculación Retardada: Contrariamente a la eyaculación precoz, el hombre tarda excesivamente en eyacular lo que puede provocar una situación incómoda, agotadora y frustrante para la pareja.
  • Falta de deseo sexual (Deseo sexual hipoactivo): Disminución o ausencia de fantasías y deseos de mantener una relación sexual, provocando un malestar. Las causas pueden ser muy diversas, desde estrés, ansiedad, depresión hasta problemas en la comunicación de la pareja.
  • Vaginismo: Contracción involuntaria de los músculos del primer tercio de la vagina cuando ocurre la penetración, lo que puede conllevar un leve malestar o incluso un malestar intenso que impide la penetración. Este problema no tiene que estar vinculado a la penetración genital, también se puede dar con los tampones.

Parafilias

Patrones de comportamiento sexual donde la fuente de placer no está en el coito, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña y que suelen considerarse desadaptativos.

  • Exhibicionismo: Necesidad repetida de obtener placer exponiéndose sexualmente a personas extrañas sin su consentimiento.
  • Sadismo: Satisfacción erótica que proviene de la necesidad de infligir daño a otra persona para excitarse sexualmente.
  • Masoquismo: Necesidad de ser humillado, atacado o maltratado para obtener placer sexual
  • Pedofilia: Atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes.
  • Voyeurismo : Espiar a personas extrañas desnudas o haciendo sexo sin que estas lo perciban.
  • Fetichismo: Placer que consiste en excitarse observando y manipulando los objetos inanimados como ropa interior.
  • Froteurismo: Excitación erótica a través del rozamiento del órgano genital con el cuerpo de otra persona sin su consentimiento.

Trastornos de la identidad sexual

Como hemos comentado al principio, el paciente no solo puede experimentar disfunciones sexuales. También puede experimentar conflictos sobre su identidad sexual y sobre su cuerpo. Habitualmente, la identidad sexual concuerda con el sexo anatómico (de nacimiento) y con el rol sexual (por ejemplo, en el caso de un hombre que se percibe a sí mismo como varón y que actúa en público como tal). Sin embargo, hay personas cuyos problemas derivan de no comprender su orientación sexual o tienen dificultades por no sentirse identificados con el rol o roles de género que esperan los demás, causándoles malestar. Es decir, una persona que físicamente es un varón puede sentirse y actuar como una mujer, pero no es capaz de asimilarlo y le conlleva una angustia considerable, menoscabando su capacidad para desenvolverse. Esta situación se denomina disforia de género.

En los niños el trastorno se manifiesta de las siguientes maneras: deseos repetidos de ser, o insistencia en que uno es, del otro sexo; malestar persistente viene por los sentimientos de que el pene o los testículos son horribles o van a desaparecer, de que sería mejor no tener pene; preferencia por el travestismo o por simular vestimenta femenina; aversión hacia los juegos violentos y rechazo a los juguetes, juegos y actividades propios de los niños. En las niñas, insistencia en llevar puesta solamente ropa masculina; preferencias marcadas y persistentes por el papel del otro sexo  (rechazo a orinar en posición sentada) o fantasías referentes a pertenecer al otro sexo (desean tener pene y no quieren poseer pechos ni tener la regla en un futuro); deseo intenso de participar en los juegos y en los pasatiempos propios del otro sexo, preferencia marcada por compañeros del otro sexo.

El trastorno de identidad sexual no debe confundirse con la disconformidad de género (las conductas que no coinciden con el comportamiento socialmente asociado a un género), ni con la orientación sexual.

Problemas derivados a raíz de los trastornos sexuales:

Además de no disfrutar de una relación sexual plena y satisfactoria, el paciente o su pareja pueden sufrir los siguientes problemas:

  • Falta de comunicación.
  • Inseguridad.
  • Distanciamiento emocional.
  • Problemas de autoimagen y autoestima
alt = "Problemas sexuales mujer"

ENCUENTRA AL PSICÓLOGO O PSICÓLOGA QUE MEJOR SE ADAPTE A TUS NECESIDADES